000
Miércoles 22.09.2021  06:18
Usuarios

OK
Recordarme   ¿ Olvidó su clave ?
BUSQUEDA DE NOTICIAS
Texto: Fecha entre   y     Medio: Sección: Buscar

Recomendación enviada con éxito.
Cerrar
Salud
Argentina | Córdoba | 14-09-2021

Traducir a :   Traducir
Trasplante de útero: expertos cordobeses probaron con éxito la técnica en ovejas   
La intervención les permitiría gestar a mujeres con un tipo de infertilidad, aunque plantea dilemas éticos. Los médicos aseguran que lograron depurar la técnica para avanzar en un protocolo para humanos.
La Voz del interior on line ( Argentina )
Lucas Viano
Trasplante de útero: expertos cordobeses probaron con éxito la técnica en ovejas Algunas mujeres no pueden cumplir con el deseo de gestar a su hijo. No alcanza con la fertilización in vitro. Las únicas alternativas son la adopción o el embarazo por vientre subrogado (conocido como “alquiler de vientre”).

Sin embargo, desde hace tiempo especialistas argentinos y cordobeses avanzan en otra alternativa: el trasplante de útero. A la fecha se han realizado unas 60 intervenciones de este tipo en el mundo (en Suecia, EE.UU., Brasil, China, Alemania y Líbano).

Por primera vez en el país, expertos cordobeses lograron depurar esta técnica en un modelo animal. “Somos el único grupo de Argentina que completó el proceso quirúrgico, y publicamos resultados en una revista científica”, asegura Martín Maraschio, jefe del programa de trasplantes de hígado, páncreas y riñones del hospital Privado.

El detalle de las intervenciones se publicará en JBRA Assisted Reproduction, una revista de la Sociedad de Reproducción Asistida de Brasil. También participaron profesionales de las universidades Católica de Córdoba y Nacional de Río Cuarto.

El equipo realizó cuatro trasplantes en ovejas. La intervención consistió en extraer el útero y ovarios al animal para volver a implantárselo. Son trasplantes autólogos (en el mismo animal) para evitar la inmunosupresión, necesaria cuando hay un donante.

“No probamos la inmunosupresión porque es algo que ya manejamos muy bien por otros trasplantes. Pero por supuesto que implicaría un riesgo para el donante, la receptora y el feto”, detalla Maraschio.

CÓMO ES LA INTERVENCIÓN

Y explica que en otros países se está comenzando a utilizar laparoscopía y robots para lograr una técnica menos agresiva y dolorosa. “Hay diferencias anatómicas, pero la intervención en ovejas es muy similar a lo que debería hacerse en humanos. El implante que hicimos es parecido al de un donante vivo en el que no se dispone de todo el largo de vasos arteriales y venosos que se querrían”, explica.

El experto asegura que el programa cumplió con lo que se buscaba probar: que el animal y los órganos sobrevivan a la cirugía. “Se intentó inducir la ovulación y el embarazo por la vía natural, pero no se logró. No intentamos avanzar en una fertilización por la vía artificial y el posterior implante del embrión porque no fue el objetivo del programa”, detalla el médico.

Sobre los pasos por seguir, Maraschio asegura que ya han depurado la técnica lo suficiente como para seguir avanzando. “Presentamos un protocolo para poder hacer ablaciones (extracción del órgano) en donantes cadavéricos humanos, con el objetivo de depurar esa técnica. Pero todavía no hay un protocolo presentado al Incucai para trasplante de útero”, detalla.

Además del equipo cordobés, hay otros tres grupos que están experimentando con esta técnica en el país: el hospital Italiano, de Buenos Aires; el sanatorio Centro, de Rosario, y el Instituto de Trasplantes y Alta Complejidad (Itac).

Estos equipos recibieron la capacitación de Mats Brännström, líder mundial en esta técnica y con trasplantes en todo el mundo con 95 por ciento de éxito y un 85 por ciento en mujeres que lograron dar a luz a un hijo.

Esta alternativa ayudaría a mujeres que nacen sin útero o es defectuoso como para gestar. Otras lo pierden como parte de un tratamiento oncológico. Representan el cuatro por ciento de los casos de infertilidad femenina.

DEBATE ÉTICO
Maraschio no escapa al debate ético que supone esta intervención. “Estaríamos trasplantando un órgano no vital por elección de la persona. Esta opción compite con la adopción y el embarazo subrogado. Y claramente es más riesgosa, por lo que plantea un dilema ético, ya que se pone en riesgo a tres personas”, asegura.

Por su parte, Pablo Uva, integrante de la comisión directiva de la Sociedad Argentina de Trasplantes, cree que el trasplante de útero tiene un lugar en el tratamiento de la infertilidad, por lo que en algún momento será aprobado.

“Por un lado, se plantea por qué una persona sana se sometería a un trasplante y a la inmunosupresión, habiendo otras alternativas para ser madre. Por otro lado, el riesgo lo está corriendo ella y no otra persona, como en la gestación por sustitución”, aseguró este experto a Télam.

Y agregó: “Pero que sea un dilema ético no quiere decir que sea algo malo y no se pueda hacer, sino que hay que considerar los pros y los contras, quiénes corren los riesgos y si el beneficio los supera”.

Maraschio entiende el deseo que pueden tener muchas madres de gestar a su hijo, pero recuerda que tiene sus riesgos como cualquier trasplante. Y la mujer cursaría un embarazo de riesgo, luego de la intervención.

El debate puede ir más allá. ¿Se podría trasplantar el útero a una mujer trans?

Maraschio responde: “Hay algunos artículos que ya ponen en escena el dilema ético que significaría la posibilidad quirúrgica de un trasplante de este tipo. Es un desafío técnico muy complejo, pero siempre ha estado en la idea de quienes crearon esta técnica. Y, seguramente, habrá un debate ético dentro de unos años”.