000
Viernes 07.10.2022  00:10
Usuarios

OK
Recordarme   ¿ Olvidó su clave ?
BUSQUEDA DE NOTICIAS
Texto: Fecha entre   y     Medio: Sección: Buscar

Recomendación enviada con éxito.
Cerrar
Ciencia y educación
| 22-09-2022

Traducir a :   Traducir
Un estudio confirma que el exceso de cobalto causa cáncer   
Encomendada por la Agencia Internacional de Investigación en Cáncer de la OMS, la investigación fue conducida por 31 científicos de 13 países. Los resultados fueron divulgados en Lancet Oncology
Agencia FAPESP ( Brasil )
Un estudio confirma que el exceso de cobalto causa cáncer Un estudio publicado en la revista Lancet Oncology confirma algo que muchos especialistas ya sospechaban: la exposición excesiva al cobalto puede causar cáncer.

La investigación fue encargada por la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y conducida por 31 científicos de 13 países, entre ellos Thomas Prates Ong, profesor de la Facultad de Ciencias Farmacéuticas de la Universidad de São Paulo (FCF).-USP) y miembro del Centro de Investigación en Alimentos (FoRC), financiado por la FAPESP.

Los autores revisaron cientos de artículos, analizando la carcinogenicidad de nueve agentes: cobalto (metal, sales solubles, dos tipos de óxidos, sulfuros y otros compuestos de cobalto), antimonio (trivalente y pentavalente) y tungsteno para munición de armas de fuego (contiene níquel y cobalto) . Para el cobalto metálico y los compuestos de cobalto, se incluyeron en la evaluación partículas moleculares de todos los tamaños.

La evidencia de asociación con el cáncer fue suficiente para el metal, las sales y un tipo de óxido de cobalto.

“El cobalto y el antimonio tuvieron el índice de carcinogenicidad más alto en los parámetros de la IARC, clasificándolos como elementos probablemente cancerígenos. El tungsteno mostró menos evidencia, por lo que sigue siendo un posible carcinógeno”, dice Ong, quien se dedica a estudios en nutrición, cáncer y epigenética, un área dedicada a comprender cómo los factores ambientales (dieta, exposición solar, tabaquismo, etc.)influencian el funcionamiento del genoma (activando y silenciando genes). Aunque no implican mutaciones genéticas (cambios en la secuencia del ADN), las modificaciones epigenéticas se perpetúan en las células y pueden transmitirse a los descendientes.

“Llegamos a la conclusión de que el cobalto induce la formación de tumores al aumentar la inflamación y las mutaciones. Además, modifica el patrón epigenético al provocar cambios en la forma en que las células proliferan, se diferencian y mueren”, añade.

Contaminación alimenticia
El cobalto es uno de los componentes de la molécula de vitamina B12 y por lo tanto es esencial para el buen funcionamiento del organismo en pequeñas cantidades. El problema es la sobreexposición, que a menudo ocurre en el lugar de trabajo.

Según el estudio, “el cobalto se usa en muchas industrias, incluso en la fabricación de herramientas de corte y pulido, en pigmentos y tintas, vidrio coloreado, implantes médicos, galvanoplastia y, cada vez más, en la producción de baterías de iones de litio”. Para los trabajadores de estas industrias, la exposición al elemento químico ocurre principalmente a través de la inhalación de polvo y el contacto con la piel.

Para la población en general, la ingestión de alimentos contaminados es la principal fuente de exposición, que también puede ocurrir por el humo del cigarrillo, la contaminación del aire y los implantes médicos. En el caso de los alimentos, la contaminación suele ocurrir cuando los residuos de la fabricación de productos que utilizan cobalto llegan a ríos, suelos y plantaciones. “Es un problema grave porque pone en riesgo a una gran cantidad de personas, con el consumo de alimentos y agua contaminados, y por eso el proceso de fiscalización es muy importante”, dice el profesor de la FCF-USP.

Una ingesta dietética normal de cobalto varía entre 5 y 50 microgramos (µg) por día, con una concentración en plasma sanguíneo de hasta 0,2 µg/litro. Se sabe que, por encima de 7 µg/litro de plasma, pueden presentarse síntomas de toxicidad y el exceso de cobalto en el organismo se elimina principalmente a través de la orina.

Los alimentos que más cobalto contienen son los frutos secos, las verduras de hoja, los cereales, el chocolate, el café, el pescado y la mantequilla. La vitamina B12 se encuentra en la carne y los productos lácteos, sin embargo, una ingesta diaria de 2,4 µg de esta vitamina contiene solo 0,1 µg de cobalto. Pero, según la evidencia científica, el consumo de alimentos que contienen cobalto de forma natural no supone ningún riesgo para la salud.

Se puede acceder al artículo “Carcinogenicidad del cobalto, compuestos de antimonio y aleación de tungsteno de grado armamentístico” en: www.thelancet.com/journals/lanonc/article/PIIS1470-2045(22)00219-4/fulltext.

Fuente: Oficina de Comunicación del FoRC, Centro de Investigación, Innovación y Difusión (CEPID) de la FAPESP.