000
Viernes 02.12.2022  00:27
Usuarios

OK
Recordarme   ¿ Olvidó su clave ?
BUSQUEDA DE NOTICIAS
Texto: Fecha entre   y     Medio: Sección: Buscar

Recomendación enviada con éxito.
Cerrar
Ambiente
Argentina | Buenos Aires | 06-10-2022

Traducir a :   Traducir
Invirtieron US$1,3 millones para tener el primer tambo robot con un rasgo único en el país   
En Tandil, la empresa Noorden instaló cuatro equipos automáticos para el ordeñe y produce el 100% de la energía que necesita con paneles solares
lanacion.com ( Argentina )
Invirtieron US$1,3 millones para tener el primer tambo robot con un rasgo único en el país Con un triple propósito de producir y comercializar leche; funcionar como tambo demostrativo para que los productores interesados puedan visitar y conocer la tecnología que se utiliza y, además, visibilizar una producción de leche sustentable en el plano económico, social y ambiental, la empresa argentina Noorden hará una inversión total de US$1,3 millones en el establecimiento La Colorada, el primer tambo robotizado, energéticamente sustentable y abierto a la comunidad, ubicado a unos pocos kilómetros de la localidad bonaerense de Tandil, en la cuenca Mar y Sierras.

“Estamos muy entusiasmados de realizar este proyecto porque es un gran desafío que tomamos como una apuesta y un aporte al crecimiento de la lechería en Argentina”, afirma Federico Alonso, socio fundador de firma fundada en 2017.

Según informaron, La Colorada cuenta con cuatro robots de ordeñe Lely Astronaut A5, con capacidad de ordeñar un total de 280 vacas: “La producción de leche estimada será de 30 litros por vaca promedio anual una vez en régimen, en un sistema donde la alimentación será con un 50% de pasto fresco”.

“Consideramos que nuestra producción será valorada por su calidad no solo por el bienestar animal y su alimentación pastoril; sino también porque se realiza a través de la innovación e inversión en una estructura completamente sustentable que ayuda y contribuye en el cuidado de nuestro ambiente” explica Agustín Orella, otro de los socios.

En este sentido, explicaron que este sistema automatizado está basado en el tráfico libre de la vaca, donde pueden comer, beber, descansar y ser ordeñadas cuando ellas quieran. “Sin restricciones ni limitaciones, durante el ordeñe, se premia a las vacas con alimento concentrado lo que genera una gran cantidad de visitas al robot. El reconocimiento por el sensor del collar le proporciona al robot la información necesaria para la gestión del ordeño en base al historial de cada vaca”, indicaron.

Para Álvaro Vázquez Rovere, otro de los fundadores, “el hecho de ser un tambo sustentable, abierto y ‘disfrutable’ tiene que ver con la posibilidad de que no solo productores, sino cualquier persona interesada lo pueda visitar, cuyo objetivo es que las puertas del campo estén siempre abiertas para todos aquellos que se acerquen a las instalaciones”.

La compañía se formó por el interés de estos tres socios en la industria lechera, que decidieron unirse para complementar sus experiencias.

Primer tambo enérgicamente sustentable
Según comentaron, La Colorada fue pensada como un tambo energéticamente neutro, “siendo el primero de la Argentina en producir 100% su propia energía desconectado de la red eléctrica, a través de un sistema off grid de generación fotovoltaica que se compone por paneles y baterías solares”.

“La energía necesaria para el funcionamiento es generada por paneles solares con un sistema inteligente Victron. La idea en el futuro es incursionar también en energía eólica de media potencia para complementar la generación solar. Por otro lado, con el exceso de energía generada en verano se alimentará una bomba de riego para las pasturas, de forma tal que se generará estabilidad en la alimentación durante todo el año”, describieron.

Para Alonso, este proyecto puede ser el punto de partida para que otros productores se animen a invertir y apostar por el sistema y la forma de producción. “Compartir que es posible. La robotización y la sustentabilidad energética son el camino. Esperamos que La Colorada sea el primero de muchos tambos robotizados y sustentables”, concluye.



Foto: 2.jpg